“¿Es posible dar testimonio del amor de Dios en cualquier lugar donde convivimos?”

JUEVES 05 DE OCTUBRE DEL 2017

EVANGELIO
[Que todos sepan que el Reino de Dios está cerca.]
Del santo Evangelio según San Lucas 10, 1-12

En aquel tiempo, designó el Señor a otros setenta y dos discípulos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares a donde pensaba ir, y les dijo: “La cosecha es mucha y los trabajadores pocos. Rueguen, por tanto, al dueño de la mies que envíe trabajadores a sus campos. Pónganse en camino; los envío como corderos en medio de lobos. No lleven ni dinero, ni morral, ni sandalias y no se detengan a saludar a nadie por el camino. Cuando entren en una casa, digan: ‘Que la paz reine en esta casa’. Y si allí hay gente amante de la paz, el deseo de paz de ustedes se cumplirá; si no, no se cumplirá. Quédense en esa casa. Coman y beban de lo que tengan, porque el trabajador tiene derecho a su salario. No anden de casa en casa. En cualquier ciudad donde entren y los reciban, coman lo que les den. Curen a los enfermos que haya y díganles: ‘Ya se acerca a ustedes el Reino de Dios’. Pero si entran en una ciudad y no los reciben, salgan por las calles y digan: ‘Hasta el polvo de esta ciudad, que se nos ha pegado a los pies, nos lo sacudimos, en señal de protesta contra ustedes. De todos modos, sepan que el Reino de Dios está cerca’. Yo les digo que en el día del juicio, Sodoma será tratada con menos rigor que esa ciudad”. Palabra del Señor.

REFLEXION
Jesús nos dice hoy en el Evangelio: “Rueguen, por tanto, al dueño de la mies que envíe trabajadores a sus campos.” Cuando lo hagamos, ¡no pensemos “en el vecino”! Todos estamos llamados a ser misioneros del Amor de Dios.

Una cosa queda clara, el mensaje de Dios es ¡para toda la humanidad! Esto contrastaba con el ambiente judío, pues para ellos, el mensaje divino era solo para ellos, ¡No “para todo el mundo”!

Anunciar la Buena nueva, dar testimonio, acercar a otros hacia Dios, ser misioneros… no es una opción para el cristiano, es una de las características centrales de nuestra fe. ¿Estaremos dispuestos a vivirla?… ¿O limitaremos nuestro cristianismo a una boleta de bautismo y una esporádica comunión?

Dice el Papa Francisco: “Todos somos llamados a ofrecer el testimonio explícito del amor … que más allá de nuestras imperfecciones nos ofrece su cercanía, su Palabra, su fuerza, y le da un sentido a nuestra vida. Nuestra imperfección no debe ser una excusa; al contrario, la misión es un estímulo constante para no quedarse en la mediocridad y para seguir creciendo.” (Evangelii Gaudium 121)

Nadie anuncia a Dios por ser perfecto, ni por ser mejor, ni por ser “más santo”… sino PORQUE JESÚS LO ENVIÓ Y SU AMOR LO CONVENCIÓ.

Dios los colme de su Amor,

Pbro. Héctor M. Pérez V.