“Son las personas y no las cosas nuestro sentido de vida”

LUNES 25 DE SEPTIEMBRE DEL 2017

EVANGELIO
[La vela se pone en el candelero, para que los que entren puedan ver.]
Del santo Evangelio según San Lucas 8, 16-18
En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: “Nadie enciende una vela y la tapa con alguna vasija o la esconde debajo de la cama, sino que la pone en un candelero, para que los que entren puedan ver la luz. Porque nada hay oculto que no llegue a descubrirse, nada secreto que no llegue a saberse o a hacerse público. Fíjense, pues, si están entendiendo bien, porque al que tiene se le dará más; pero al que no tiene se le quitará aun aquello que cree tener”. Palabra del Señor.

REFLEXION
Los seres humanos no fuimos creados para “hacer algo”, sino para vivir “por alguien”. Son las personas y no las cosas las que dan sentido a nuestra vida.

Hoy Jesús nos enseña esta verdad comparándonos con una vela. Todos llevamos el fuego del Espíritu Santo en nuestro interior. Este Espíritu nos hace capaces para encender el corazón de otros a través del amor. Sin embargo, si gastamos nuestra vida “escondiendo nuestra capacidad de amar” por miedo, indiferencia, egoísmo, o simplemente porque estamos muy ocupados haciendo cosas… nuestra propia luz se apagará.

La vida y el amor crecen cuando se comparten, y se pierden cuando se esconden. Por eso dice al final Jesús: “al que tiene (amor) se le dará más; pero al que no tiene (amor) se le quitará aun aquello que cree tener”.

Salgamos hoy a buscar con quien compartir la belleza del amor de Dios y el gozo de sabernos portadores de su Espíritu. Vivamos hoy más atentos a nuestro prójimo cuando hagamos nuestras tareas; pues las tareas pasarán, pero el amor que compartamos jamás pasará.

Dios haga arder nuestros corazones con su Amor,
Pbro. Héctor M. Pérez V.