“Jesús nos invita a estar preparados para dar testimonio de nuestra fe. ¿Seremos capaces de hacerlo hoy?”

LUNES

EVANGELIO
[Lo matarán, pero resucitará. Los hijos están exentos de impuestos.]
Del santo Evangelio según San Mateo 17, 22-27
En aquel tiempo, se hallaba Jesús con sus discípulos en Galilea y les dijo: “El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; lo van a matar, pero al tercer día va a resucitar”. Al oír esto, los discípulos se llenaron de tristeza. Cuando llegaron a Cafarnaúm, se acercaron a Pedro los recaudadores del impuesto para el templo y le dijeron: “¿Acaso tu maestro no paga el impuesto?” El les respondió: “Sí lo paga”. Al entrar Pedro en la casa, Jesús se adelantó a preguntarle: “¿Qué te parece, Simón? ¿A quiénes les cobran impuestos los reyes de la tierra, a los hijos o a los extraños?” Pedro le respondió: “A los extraños”. Entonces Jesús le dijo: “Por tanto, los hijos están exentos. Pero para no darles motivo de escándalo, ve al lago y echa el anzuelo, saca el primer pez que pique, ábrele la boca y encontrarás una moneda. Tómala y paga por mí y por ti”. Palabra del Señor.

REFLEXION
Jesús camina con conciencia hacia su muerte, ésta no será una sorpresa para Él, pero sí para sus discípulos. Aunque se los anunció varias veces, ellos no podían creerlo y preferían no entenderlo.
Sin embargo, Jesús sí lo reflexionaba y trataba de prepararse y de preparar a sus discípulos. No le gustaba la idea de morir, pero estaba convencido de que llegada la hora, hablar con verdad y libertad le podría costar la vida. Por eso, oraba con insistencia, meditaba la Sagrada Escritura y trataba de vivir con plenitud cada día.
¡Lo más seguro es que ninguno de nosotros seamos crucificados! Sin embargo, también hemos de estar preparados para los momentos difíciles que trae la vida: una enfermedad, la muerte de un ser querido, una traición, una crisis económica, etc. Estas pruebas “NO” las envía Dios, pero “SI” nos habla a través de ellas. No son su voluntad, pero sí su palabra.
¿Cómo nos preparamos para esos momentos? Jesús nos muestra el camino: orar, escuchar su Palabra y vivir atento a los demás.
Vivamos este día con la mirada puesta en Dios. Sea él quien nos acompañe y guíe para estar preparados para cuando se nos pida testimoniar nuestra fe.
Porque eterna es su Misericordia,

Pbro. Héctor M. Pérez V.

P.d. El recurso literario del pescado y la moneda, era una fábula que se usaba en aquel entonces. Con ella se quería mostrar la providencia de Dios.