LECTIO DIVINA:  Juan 18,33-37	NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO

Domingo 25 de noviembre de 2018

1. TEXTO:

En aquel tiempo preguntó Pilato a Jesús: «¿Eres tú el Rey de los judíos?» Respondió Jesús: «¿Dices eso por tu cuenta, o es que otros te lo han dicho de mí?» Pilato respondió: «¿Es que yo soy judío? Tu pueblo y los sumos sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?» Respondió Jesús: «Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuese de este mundo, mi gente habría combatido para que no fuese entregado a los judíos: pero mi Reino no es de aquí.» Entonces Pilato le dijo: «¿Luego tú eres Rey?» Respondió Jesús: «Sí, como dices, soy Rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz.»

COMENTARIO DEL TEXTO:

Juan en su Evangelio nos muestra a Jesús como Rey. Su respuesta a Pilato es: «Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuese de este mundo, mi gente habría combatido para que no fuese entregado a los judíos: pero mi Reino no es de aquí.»
Cristo no es un rey cualquiera; No es un reino de honores, de riquezas, de poderes y dignidades como lo entiende el mundo. Su reino es de una dimensión trascendente y muy superior. No es un reino terreno, sino celestial. Es un reino de amor, de justicia, de gracia y de paz; un reino que está muy por encima de las ambiciones humanas. Un reino que heredarán los pobres, los mansos, los que sufren, los misericordiosos, los humildes, los pacíficos, los perseguidos…

2.-MEDITACIÓN:

Al pensar en un rey se nos viene a la mente: poder, riqueza y ejércitos a su servicio; Pero Jesús ha venido al mundo a dar testimonio de la verdad que al final siempre se impone; en eso consiste su obra como Rey. Jesús, un rey que ejerce su reinado desde la Cruz, entregado por su pueblo al imperio romano para que fuera juzgado y condenado a muerte. Jesús comparece ante Pilato, contesta a sus preguntas dejando claro que su reino no es de este mundo, no es un reino terrenal, sino celestial. Jesús testimonio de la Verdad del Padre que es amor, enviado por Él para que obtengamos la Salvación, para darnos amor y así amándonos dio su vida en la Cruz por todos nosotros. Tengamos en cuenta que su reino, que despliega amor, perdón, santidad y paz, es un reino que ya ha iniciado desde ahora.

3.- ORACIÓN:

Jesús, Señor y Rey nuestro, por estar con nosotros siempre. Te pedimos perdón porque a veces se nos olvida que tú eres el Rey de Reyes y que diste la vida en esa cruz por amor a nosotros, para así ser merecedores de tu Reino, te suplicamos que nos lleves por el camino de la verdad y así podamos oír tu voz para estar contigo. Amén.

4.-CONTEMPLACIÓN-ACCIÓN:

Preguntémonos ¿Qué clase de Rey vemos en Jesús? Dejemos que Jesús, Señor y Rey, quien por amor murió por nosotros, nos enseñe la Verdad de su reino, amando como él nos amó.
En esta semana asistamos en familia a la Sagrada Eucaristía para participar en la fiesta de Cristo Rey.

Elaborado por Escuela Bíblica de SJM