LECTIO DIVINA:  Marcos 12,38-44  32 DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO

Domingo 11 de noviembre de 2018
 

1. TEXTO:

En aquel tiempo enseñaba Jesús a la multitud y le decía: «Cuidado con los escribas, que gustan pasear con amplio ropaje, ser saludados en las plazas, ocupar los primeros asientos en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y que devoran la hacienda de las viudas haciendo ostentación de largas oraciones. Esos tendrán una sentencia más rigurosa. Jesús se sentó frente al arca del Tesoro y miraba cómo echaba la gente monedas en el arca del Tesoro: muchos ricos echaban mucho. Llegó también una viuda pobre y echó dos moneditas de muy poco valor. Entonces, llamando a sus discípulos, les dijo: «Yo les aseguro que esta pobre viuda ha echado más que todos los que echan en el arca del Tesoro. Pues todos han echado de los que les sobraba, ésta, en cambio, ha echado de lo que necesitaba todo cuanto poseía, todo lo que tenía para vivir.»

COMENTARIO DEL TEXTO:

En este pasaje San Marcos nos presenta a Jesús hablando a la gente sobre la severidad con la que van a ser juzgados los maestros de la Ley y los escribas por la forma en la que vivían. Pues aprovechando su posición en la sociedad judía, abusaban de la gente que menos tiene, refiriéndose en este caso a las viudas que nos pone de ejemplo porque en ese tiempo las viudas eran las personas más pobres de entre los pobres, pues resultaba muy difícil en esa época que las mujeres trabajaran para mantener a su familia, y en caso de viudez las ponía en una situación aún más complicada. Para mostrarles mejor ese ejemplo, se sienta frente al lugar donde se ponen las ofrendas y les señala que de todas las personas la que más aportó fue precisamente la viuda, no porque hubiera dado una cantidad mayor que los ricos, sino porque ella entregó todo lo que era el sustento de su familia, mientras que otras personas daban de lo que les sobraba.

2.-MEDITACIÓN

En esta lectura Jesús nos hace reflexionar sobre nuestra actitud de entrega a Dios y a los demás como verdaderos fieles en nuestra comunidad. Para eso nos hace un llamado a despojarnos de nuestra ingratitud, soberbia y apatía que nos alejan del camino del Señor. Nos señala cómo las autoridades que se supone deberían de estar al servicio de la sociedad se corrompen y hacen mal uso de los impuestos de la población. También nos deja una clara enseñanza de entrega y fe en el caso de la viuda, pues ésta, teniendo tanta necesidad da todo lo que tiene para vivir, seguramente confiada en que Dios no la desampara. En estos tiempos es muy importante volver nuestros ojos a Dios y agradecer por tantas bendiciones recibidas, pues todo lo que tenemos es gracias a Él, y a Él deben regresar en obras y buenas acciones dentro de nuestra comunidad cristiana que tiene tantas necesidades; Pero sobre todo nos señala que nuestra entrega tiene que ser generosa y de corazón, con la fe en Dios que nunca se olvida de nuestras necesidades y siempre actúa en nuestro favor.

3.- ORACIÓN

Gracias Señor por todas las bendiciones que recibimos de ti, sabemos que por tu bondad infinita nunca nos desamparas. Perdón por las veces que no hemos sabido comprender que tu misericordia hacia nosotros no tiene límites, pero nosotros sí te limitamos nuestra entrega. Te pedimos que ilumines nuestros corazones y podamos servirte y alabarte en todo momento.

4.-CONTEMPLACIÓN-ACCIÓN

Hermanos, que en esta semana nos propongamos en por lo menos un día ser útil a una persona necesitada de la Palabra de Dios y que nosotros seamos como esa viuda generosa que, aun teniendo muy poco, entregó todo lo que tenía.

Elaborado por la Escuela Bíblica de PSJM